Una nueva guía recorre Ávila en siete itinerarios diferentes.

  Una nueva guía recorre Ávila en siete itinerarios diferentes.

  Aunque la capital abulense exige una visita de varios días, según reconoce Jesús Parrado en "Ávila, Patrimonio de la Humanidad", el autor de esta guía propone siete itinerarios para no dejar de lado ni un solo rincón de la ciudad.

  Publicada por Ediciones Lancia, esta guía propone, en 62 páginas, realizar un recorrido que sigue el trazado urbano, de manera que se pueden afrontar los diversos edificios según van apareciendo ante el visitante.

  Parrado ha agrupado los monumentos en recorridos factibles o itinerarios que se pueden elegir según el gusto o las posibilidades  temporales de cada persona, entendidos como paseos amenos, relajados y para facilitar su localización en el plano que abre la guía.

  La Muralla y sus puertas conforman el primero de los itinerarios propuestos, mientras que la Catedral, su plaza y la Capilla de la Virgen de las Nieves integran el segundo.

  El recorrido puede también realizarse siguiendo un tercer itinerario que conforman los palacios de la calle León Núñez, el conjunto de los Bracamonte, el Mercado Chico, la iglesia de San Juan, el palacio de los Dávila, el Torreón de los Guzmanes, el palacio de Núñez Vela, el convento de La Santa, el palacio Polentinos, la iglesia de San Esteban y el palacio de don Juan de Henao.

  O bien, puede elegirse un cuarto itinerario que llevará al visitante a conocer diferentes iglesias y conventos históricos situados extramuros: San Segundo, Nuestra Señora de la Cabeza, San Martín, La Encarnación, San Andrés y San Francisco, hoy convertido en Auditorio Municipal.

  Una quinta ruta llevará al visitante en Ávila a recorrer algunos puntos singulares del sur de la ciudad: las iglesias de San Nicolás y Santiago, el convento de Nuestra Señora de Gracia, la ermita de Nuestra Señora de Las Vacas y, por supuesto, el Real Monasterio de Santo Tomás.

  Aunque también se puede conocer la capital abulense siguiendo un itinerario que no nos aleje demasiado del centro y que permitirá conocer la Basílica de San Vicente, el Humilladero de la Vera Cruz, la casa de los Deanes y santo Tomé -convertido en Museo Provincial y almacén accesible del museo- la Plaza de Santa Teresa o Mercado Grande, la iglesia de San Pedro y el convento de las madres concepcionistas.

  Finalmente, el autor propone un último itinerario dedicado a conventos como el de San José o Las Madres, primera fundación de Santa Teresa; Santa Ana, sede de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila; Las Gordillas o, un poco más alejado, San Antonio.

  Y todas estas rutas, acompañadas, además, de fotografías identificativas de los monumentos y lugares que se pueden ir conociendo, así como de una descripción de los mismos que permitirá al visitante no perderse ni un detalle de lo que puede conocer en esta Ciudad Patrimonio de la Humanidad.