Turismo natural: El Castañar de El Tiemblo (Ávila).

  Turismo natural: El Castañar de El Tiemblo (Ávila)

  El Ayuntamiento cobra por acceder a este paraje natural los fines de semana de otoño.

  El Castañar de El Tiemblo (Ávila), uno de los más espectaculares, antiguos y mejor conservados de Europa, vive por estas fechas su época de mayor esplendor; también la de mayor afluencia de visitantes. Y no es para menos, ya que este pequeño bosque de castaños situado en el extremo oriental de la Sierra de Gredos, muy cerca de la Comunidad de Madrid.

  Este espacio incluido dentro de la Reserva Natural del Valle de Iruelas, se ha convertido en los últimos tiempos en un reclamo para los amantes de la naturaleza y de los paisajes amarillos y ocres. Cada año por estas fechas, el castañar regala a las miles de personas que lo recorren instantes para el recuerdo al pie de árboles centenarios entre los que destaca el famoso “Abuelo”, un ejemplar de dieciséis metros de perímetro bastante maltratado por el paso del tiempo y por la acción del hombre que se sitúa a unos 50 metros del refugio. “El Abuelo” aparece horadado en su parte central, de manera que invita a pasar bajo sus entrañas.

  El otoño es la época ideal para recorrer un lugar que parece extraído de alguna película fantástica en la que los bosques se convierten en un protagonista más, con árboles que parece que van a echar a andar en cualquier momento. Si uno se detiene mientras pasea entre ellos, podrá escuchar a las hojas mientras caen de las copas de los árboles, provocando una relajante sinfonía. El suelo se convierte en estas fechas en una alfombra de hojas ocres y amarillas.

  Por ello, no es extraño que durante los meses de otoño especialmente, este bosque de castaños se convierta en una atracción que va en aumento, de manera que resulta difícil llegar en coche, debido a la masiva afluencia de personas. Por ello, desde el pasado 1 de noviembre el acceso está regulado.

  Se trata de una medida que será efectiva durante los fines de semana de los meses de otoño y algunos de verano, en función de la afluencia de visitantes. Con ello se persigue contribuir a la conservación de un lugar de alto valor ecológico, frenando así el deterioro de este bello paraje.
Contempla el cobro de una tarifa de acceso a El Castañar de 6 euros para los vehículos y motocicletas, de 10 para los quads y de 60 para los autobuses. 

  Esta medida no se aplica a los peatones ni a los ciclistas, aunque las personas que quieran hacer uso de alguno de los dos autobuses públicos que se ponen a disposición de los visitantes en el cruce desde el que comienza la senda, deberán abonar una tarifa de 2 euros.