Sierra de Gredos

  A cien kilómetros de Cebreros se encuentra Gredos, sierra por excelencia de la provincia de Ávila y foco turístico para los amantes de la naturaleza y el turismo rural. Se extiende a lo largo de más de cien kilómetros, desde San Martín de Valdeiglesias hasta la comarca de Béjar. La Cordillera Central de la Península Ibérica sirve de separación a las cuencas y mesetas de los ríos Duero y Tajo. En su sector intermedio, en el extremo meridional de la provincia de Ávila, y como un pesado e impenetrable murallón granítico, se alza la Sierra de Gredos. 

  La máxima altura del conjunto es el Pico Almanzor, de 2.592 metros. A su alrededor se abre el espacio natural del Parque y Reserva Regional de la Sierra de Gredos, de gran belleza en sus paisajes y con una gran variedad de flora y fauna.

  Los lugares más renombrados son la Laguna Grande, lugar soñado por cualquier turista pero sólo disponible para quienes soporten una subida de varias horas de sendero; y el Circo, ambos son de origen glaciar. desde donde se divisan los puntos más altos del Sistema Central, como El Almanzor (2.592 m.), La Galana (2.568 m.), El Morezón (2.391 m.) y La Mira (2.343 m.).

  Debido a su situación geográfica, a los fuertes desniveles y a la distinta orientación de sus laderas, la Sierra de Gredos puede considerarse como un auténtico paraíso para la flora. Las diversas especies vegetales aparecen distribuidas en pisos superpuestos que alcanzan su culminación en el piso alpino, el más interesante de todos ya que en el mismo se han localizado un gran número de endemismos botánicos.

  Varios son los itinerarios que nos conducen hasta la Sierra de Gredos, bien para recorrerla andando por sus valles y montañas, bien para visitar sus poblaciones y monumentos artísticos. Gredos es un día de turismo activo en plena naturaleza, entre cascadas de agua clara, verdes praderas, bosques de pinos, robles y encinas y el encanto de la famosa "Cabra de Gredos". Se trata de unos 3.500 ejemplares de cabra montes, su mamífero más auténtico y significativo, cuya esbelta silueta se puede admirar en las excursiones a la sierra. No podemos olvidar otros mamíferos como el zorro, el lince Ibérico, el jabalí o la nutria.

  El Paisaje:  Una de las características más interesantes de la Sierra de Gredos es su configuración morfológica, con un relieve violento modelado por los glaciales cuaternarios, formas agudas, como los cuchillares, galayares, torres, portillas, gargantas y paredones, una espectacular sucesión de riscos, galayos y depósitos morrénicos en el feudo de la cabra hispánica.

  El esquema orográfico de la cordillera responde a la clásica figura de espina de pescado, cuyo eje principal es la alineación divisoria, de la que se desprenden a uno y otro lado una serie de contrafuertes o cuerdas que separan los distintos valles excavados por la erosión, que en su parte de cabecera son siempre glaciares. Por ellos discurren los ríos o arroyos que en la región se denominan gargantas, que constituyen su sistema hidrográfico.

  Flora y Fauna: Si el relieve convierte a Gredos en una bella y espectacular montaña, desde el punto de vista biológico su hábitat nos ofrece uno de los espacios más interesantes de toda Europa occidental. Se distinguen dos formaciones distintas, la Vertiente Norte y la Vertiente Sur. En la cara norte la planta típica es el piorno (Genista purgus). La flora es típica centroeuropea. Abundancia de pastizales (cervuno), incluso turberas. En la cara sur hay piornales en partes altas junto a pastizales alpinos. En partes bajas aparece el roble "melojo". (Quercus pyrenaica).

  Existen varios endemismos de vertebrados: Además de la cabra, la salamandra de Gredos, el sapo de Gredos y la lagartija serrana. Entre las aves rapaces el buitre negro, el buitre leonado, el cernícalo vulgar, milano negro y real, el ratonero, el azor, el águila real, el águila calzada y otros. Otros mamíferos importantes presentes en Gredos son: El erizo, el topo, musaraña, lirón careto, el topillo, la ardilla, perdiz y conejo (partes bajas). El zorro, tejón, el turón, comadreja, jineta y gato montés. Además hay que añadir el abundante jabalí.

  Los Pueblos: Los habitantes de la zona se instalaron siempre en la periferia del macizo, sin que en su interior hayan existido nunca pueblos propiamente dichos. Las cumbres de Gredos sólo eran habitadas por los pastores que en régimen de trashumancia instalaban en ellas sus chozas y majadas de julio a septiembre, y por los cazadores locales que, sin ninguna motivación deportiva, buscaban en las cabras monteses un complemento proteínico a su alimentación.

  En los terrenos integrantes del Parque, además de la caza y la pesca, únicamente destaca la actividad ganadera sobre todo de vacuno en los pastos de montaña tan apreciados en la época estival.

  Junto a estos valores ambientales, Gredos atesora un interesante compendio de lugares en los que la historia, el arte y la tradición han dejado una huella indeleble. Entre todos ellos destacan la calzada romana del Puerto del Pico y los pueblos de Candeleda y El Barco de Ávila. En este último, además, se pueden degustar sus famosos y exquisitos judías. 

  En la Casa del Parque de Sierra de Gredos tienen un espacio de información entretenido e interesante. Telf.: 920 349 204.

  Actividad Cinegética: La especie principal es la cabra montés (Capra pyrenaica victoriae). Es un animal diseñado para la montaña, siendo en los machos su cuerna un valioso trofeo cinegético. Se caracteriza por su dimorfismo sexual. El macho posee grandes y fuertes cuernos. Las hembras los tienen pequeños y más rectos. Los primeros tienen un peso medio de 90 Kg y las hembras sobre los 40 Kg. El pelaje es de color leonado, teniendo los machos unas manchas negras que se van agrandando con la edad y con la llegada del invierno.

  Existe un Plan de Ordenación Cinegética de la Reserva Regional de Caza "Sierra de Gredos". En él se estudia los estados legal, natural, cinegético de la misma. Existe un Plan General y un Plan Especial en el que se contempla las mejoras del medio, las actuaciones sobre especies cinegéticas y no cinegéticas, el Plan de caza anual de la cabra montés, la caza selectiva y control epizootico-sanitario. Anualmente se realiza un censo tanto para la vertiente norte como para la sur, adecuando el plan de caza a las existencias y calidad de trofeos.

  Además de cazar:  Además de la actividad cinegética se puede practicar casi todos los deportes de montaña desde los más clásicos como el alpinismo a los más modernos como la escalada de cascadas de hielo, pasando por la bicicleta de montaña, el esquí de travesía y la escalada en roca.

  Fuera de las cumbres y sus aledaños, muchos de los pueblos de sus inmediaciones ofrecen la posibilidad de pasar unos días de tranquilidad con una buena oferta de instalaciones para alojarse, como es el caso de Casa Rural Abuela Benita. Además existe la posibilidad de realizar diferentes rutas a caballo en toda época del año. Para los aficionados a la pesca también pueden encontrar un complemento o alternativa a la actividad cinegética.

  España tiene numerosos atractivos, muchos de ellos en la comunidad autónoma de Castilla y León, como es la Cueva del Águila, una gruta situada al sur de la Sierra de Gredos de la provincia de Ávila, a 9 km del municipio de Arenas de San Pedro del valle del Tiétar, en el cerro Romperropas y prácticamente en la ribera del rio Tietar.

  La gruta, también conocida como Cuevas del Águila, está aún viva, debido a las formaciones de estalactitas y estalagmitas que siguen produciéndose debido a la humedad de la cueva. La temperatura en el interior es constante durante todo el año, teniendo una media de 20 grados celsius. Este hecho llevó a su descubrimiento en 1963 por un grupo de niños que vieron salir vapor de agua por un agujero en la tierra ocasionado por la diferencia de temperatura de las cuevas con el exterior.

  Las grutas están abiertas al público todos los días del año, desde el 18 de julio de 1964. La parte de la cueva acondicionada para ser visitada es una gran bóveda que ocupa una superficie de 2 hectáreas aproximadamente y las condiciones ambientales en el interior de la cueva son muy estables a lo largo del año, pues su temperatura se mantiene casi siempre en torno a los 20º C y su humedad es muy alta.

  Aquí tienen un vídeo de las Cuevas del Valle de Arenas de San Pedro, de Gredos y de Ávila: fíjense bien para apreciar la profundidad de la cueva.