RADIOGRAFÍA DEL VIAJERO RURAL 2008.

  RADIOGRAFÍA DEL VIAJERO RURAL 2008, segunda edición del único estudio del sector del turismo rural en España. El estudio, que analiza los hábitos y tendencias de los usuarios de turismo rural, busca ofrecer una visión de cuál es y será la tendencia en los hábitos de los viajeros rurales.

  Según los datos recogidos en "La Radiografía del Viajero Rural 2008", 1 de cada 2 viajeros rurales afirma que la crisis ha supuesto un cambio en sus vacaciones. El 40% de los viajeros rurales que se han visto afectados por la situación económica global, garantiza que este verano ha viajado menos días, el 36% que ha elegido un alojamiento más económico, mientras que el 17% ha optado por un destino más cercano.

  Por otra parte, otro de los puntos destacables del informe es que el gasto de los viajeros rurales se contiene en 2008 y el precio se convierte en un factor decisivo en la elección del alojamiento. Finalmente destacar que el 87% de los no viajeros rurales se plantea ir de turismo rural en el futuro.

•La mitad de los españoles admite haber modificado sus vacaciones en 2008:
El 40% buscó un alojamiento más económico
El 35% viajó menos días
El 17% escogió un destino más próximo

¿Cómo ha afectado al comportamiento del viajero rural?
•Se redujo el gasto en actividades complementarias, pero se mantuvo el gasto en el alojamiento.
•El precio se convierte en un factor decisivo. Pasa de tercer a segundo lugar como aspecto esencial a la hora de escoger un alojamiento.
•En 2008 los viajeros rurales aumentaron la estancia media (3,7días en 2008 frente a 3,2 en 2007) y mantuvieron la frecuencia de viajes al año (3,0 veces en 2008 frente a 3,1 en 2007).
•El 49% de los españoles considera el turismo rural una alternativa ya consolidada.
•Los españoles se van de turismo rural los fines de semana (78%), puentes(56%) y verano(33%).
•Internet es el medio más utilizado para buscar un alojamiento rural (93% de los viajeros rurales), seguido por la recomendación de amigos y/o familiares (44%) y las guías de turismo rural (39%).
•El gasto medio por fin de semana baja de 169,4 a 165,8 €. Sube el gasto dedicado al alojamiento rural (de 81,5 €a 82,1 €), pero se reduce el gasto en actividades complementarias.
•Aunque el turismo rural sigue siendo propicio para padres e hijos, se observa un descenso respecto a 2007, mientras que aumentan los grupos de amigos que optan por las "escapadas rurales".
•El trato recibido por el propietario es lo más valorado por los viajeros rurales (98,6%). Le sigue la limpieza (95,9%), el equipamiento y la relación calidad/precio (94,1% y 94%, respectivamente).
•Respecto al precio, el 52% de los viajeros rurales lo considera caro, frente al 44% que cree que es barato.
•Los viajeros rurales realizan la reserva directamente con el propietario: Por teléfono (71%) y/o correo electrónico (46%).
•Los españoles que no son viajeros rurales, lo justifican por preferir otro tipo de turismo (36%), por cuestiones económicas personales (22%) y porque requiere desplazarse en coche (17%).
•El 87% de los no viajeros rurales se plantea hacer un viaje rural en el futuro (83% en 2007).
•El 31% de los españoles afirma tener animal de compañía, de ellos el 45% viaja con su mascota y de éstos el 80% tiene problemas para encontrar alojamiento.
•En su inmensa mayoría son urbanitas.
•El precio se convierte en un factor decisivo a la hora de elegir un alojamiento rural.
•Se hospeda en alojamientos rurales los fines de semana y puentes.
•Busca la tranquilidad y el contacto con la naturaleza y siente gran respeto por el medio ambiente.
•Sigue valorando el trato recibido por el propietario como muy bueno.
•Es internauta y utiliza la red para buscar el alojamiento rural.

  Fuente: Top rural.

  Y es que el boom del turismo rural es también el boom de los pueblos de Castilla y León, revitalizados por un fenómeno que no sólo beneficia a los propietarios de casas rurales, que, por cierto, siguen siendo la opción más económica frente a hoteles, hostales y pensiones, sino también a restaurantes, sociedades de turismo activo y de ocio, entidades culturales, museos, comercios y de más empresas auxiliares.

  Castilla y León mantiene el liderazgo en el sector del turismo rural, siendo la Comunidad más visitada por este tipo de viajeros. Y eso, como consecuencia de una potente red de alojamientos que salpica las nueve provincias y que no deja de aumentar. La región ha superado ya la barrera de las 3.000 casas. 

  Atendiendo a su tipología, las más abundantes son las casas de alquiler completo, con el 51% de las plazas, seguidos de los centros de turismo rural (de alquiler por habitaciones), que ofrecen el 33% del aforo. Las posadas suponen el 9% y las casas de alquiler compartido ofertan el 7% de las plazas.

  Por provincias, sobresale de forma indiscutible Ávila, que, con más de 700 casas, concentra casi una cuarta parte del conjunto regional. Le siguen a cierta distancia Salamanca, León y Burgos. Por la cola se sitúan Valladolid, Zamora, Palencia, Soria y Segovia.

  Existen casos paradigmáticos como la Sierra de Gredos, una comarca con muchos alojamientos (y llena de turistas los fines de semana) como consecuencia de su cercanía con la Comunidad de Madrid. Sólo en Hoyos del Espino existen 33 casas rurales y en Navarredonda de Gredos, otras 30, municipios ambos donde el censo no supera los quinientos vecinos. De hecho, en el ranking nacional de turismo rural, ocupan los puestos séptimo y octavo en número de alojamientos y un total de 24 municipios de Castilla y León figuran entre los cien españoles con mayor número de casas (11 de Ávila, 6 de Salamanca, dos en León y Soria y uno en Palencia, Burgos y Segovia). Como curiosidad, encabeza el top ten Llanes, donde funcionan nada menos que 63 establecimientos, seguida de otros cuatro municipios asturianos (Cangas de Onís, Piloña, Villaviciosa y Cangas del Narcea) y de la la navarra Baztán. Precisamente Asturias, Castilla y León y Navarra son las tres comunidades españolas donde más se ha desarrollado el sector turístico.

  Si se observa la densidad de alojamientos por superficie, Castilla y León, la región más extensa de Europa, tan sólo cuenta con 2,7 casas por kilómetro cuadrado.  El liderazgo de Castilla y León es también virtual, según los datos de toprural, el mayor buscador del sector en internet, al tratarse de la Comunidad más visitada en su portal web (más de 1,6 millones de internautas clicaron en alguna de las 1.051 casas de la región asociadas a este buscador).

  Del total de viajeros, la gran mayoría eran españoles. De los viajeros nacionales, la Comunidad de Madrid es la mayor emisora de turistas, seguida de Castilla y León, Cataluña, Galicia, Andalucía y País Vasco. Y de los extranjeros, la mayoría procede de Francia, Portugal, Reino Unido, Alemania, el Benelux, Italia, Estados Unidos y Japón.

  Siendo Ávila la provincia con mayor número de alojamientos sería extraño que no recibiera también la mayor cantidad de viajeros, seguida de León, Segovia, Burgos, Salamanca, Palencia, Soria, Zamora y Valladolid. La estadística es irregular en el grado de ocupación, los datos arrojan saltos bruscos entre unos y otros meses: mientras los puentes del Pilar y la Constitución ronda el 92%, en julio y agosto apenas llega al 42%. 

  Mejorar la promoción es otro de los retos que apunta el sector, sobre todo a través de internet, dado que la práctica totalidad de los viajeros rurales busca alojamiento a través de la red, aunque luego la mayoría gestione su reserva mediante una llamada telefónica.